Solo 16 % de los jóvenes menores de 30 años dejan el domicilio paterno

0
109

Los datos respecto a la emancipación de los jóvenes en España son tremendos. 

El Consejo de la Juventud de España (CJE) ha presentado la edición del Observatorio de Emancipación correspondiente al primer semestre de 2022, que ha contado con la intervención de la presidenta del CJE, Andrea Gonzalez Henry, el vicepresidente y responsable de socioeconomía y comunicación, Juan Antonio Báez y el sociólogo autor del estudio, Joffre López. La presente edición registra una ligera subida respecto al semestre anterior. De los datos arrojados por el estudio, el Consejo de la juventud de España destaca el problema de la Emancipación juvenil en España respecto a la Unión Europea.

Cuando se compara la situación socioeconómica de la juventud española con la de sus pares europeos se comprueba que la precariedad de las generaciones jóvenes de nuestro país es excepcional, pues nuestra juventud se encuentra, con mucha diferencia, en una situación considerablemente peor que la media europea.

De esta forma, mientras que en España la emancipación fue del 15,90 %, en la Unión Europea la tasa media de emancipación fue del 32,10 %, el doble que en nuestro país. Para las personas jóvenes españolas independizarse es prácticamente una quimera, siendo siempre más difícil para una persona joven española hacerlo que para una europea.
La diferencia entre la situación europea y la española a la hora de que la juventud se emancipe se aprecia en todos los rangos de edad, existiendo una gran brecha entre nuestra población joven y la de los países vecinos.

¿Por qué es tan difícil emanciparse en España?

Una persona joven trabajadora paga de media por una habitación el 26,8 % de su salario neto, rozando el límite aconsejado por el Banco de España (30 %) y dificultando mucho la capacidad de ahorro de la juventud.

El mercado de alquiler en España continuó encareciéndose durante la primera mitad de 2022. Con la última subida semestral, a las personas jóvenes se les encareció el alquiler en un 4,16% en el último año hasta suponer, para una persona joven en solitario, el 85,10 % de su salario neto. Ante la imposibilidad de alquilar en solitario, una de cada tres personas jóvenes se ven obligadas a alquilar una vivienda compartida. Una persona joven trabajadora paga de media por una habitación el 26,8 % de su salario neto, rozando el límite aconsejado por el Banco de España (30 %) y dificultando mucho la capacidad de ahorro de la juventud.

El incremento del precio medio de compra de la vivienda supuso un 5,5 % en el último año, la subida más alta desde el pico del boom inmobiliario en 2007. Con esta subida, la vivienda media alcanzó los 174.000€ en España. Las dificultades de acceso a la vivienda por parte de las personas jóvenes hay que buscarla en la calidad del trabajo.
El precario empleo de las personas jóvenes hace que su salario anual medio se sitúe en los 12.640 €, 190 € menos que en diciembre de 2021.

Dados el salario y el precio medios de la vivienda de compraventa en España, una persona joven tendría que destinar al pago de la entrada de la vivienda casi cuatro veces su salario anual neto (3,9), una cifra imposible de ahorrar para una persona emancipada. A esto hay que añadir que, aunque la tasa de paro es ligeramente inferior a 2008, en el primer semestre de 2022 había menos gente joven trabajando o buscando trabajo que en aquel entonces, por lo que las cifras de empleo no son mayores que antes del inicio de la crisis. Además, aunque la temporalidad se ha reducido drásticamente gracias a la nueva reforma laboral, un 48,10 % de las personas jóvenes con un empleo a tiempo parcial manifestaba estar haciéndolo de forma involuntaria por no haber encontrado un empleo a jornada completa.

Con la inflación alcanzada a finales de junio de 2022 (9,10 % en términos interanuales) y el estancamiento salarial de las personas jóvenes, a precios constantes, la juventud había perdido un 3,86 % de capacidad adquisitiva en el último año. Al ampliar el rango de comparación al momento previo a la Gran Recesión de 2008, la pérdida de poder adquisitivo de la juventud española ha sido del 22,65 % a pesar de la subida del 35% del Salario Mínimo Interprofesional vivida en el último lustro.

La juventud española, sigue siendo el segundo colectivo de edad con mayor riesgo de pobreza tras la infancia. En 2021 uno de cada tres jóvenes se encontraba en situación de riesgo de pobreza o exclusión social y casi uno de cada cuatro jóvenes con trabajo se encontraba en situación de riesgo de pobreza o exclusión social.

En palabras de Andrea González Henry, presidenta del Consejo de la Juventud de España: “Como podemos observar, estos datos reflejan que ser joven hoy en día es sinónimo de inestabilidad y precariedad. Nuestra realidad es especialmente grave y preocupantes y necesitamos políticas públicas para paliar/mejorar/terminar con esta situación. A todo esto se le añade que nos quedemos fueran de presentaciones sociales como es el Ingreso Mínimo Vital, una ayuda que exige a los jóvenes requisitos mayores que al resto de la población a pesar de su peor situación económica”.

Madrid, 15 de diciembre de 2022.  Nota del Consejo de la Juventud de España

Print Friendly, PDF & Email

Leave a reply

*

code

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.