Portada » Máquinas que simulan dedos humanos para acaparar el trabajo y reparto de paquetes a 13 euros la hora

Máquinas que simulan dedos humanos para acaparar el trabajo y reparto de paquetes a 13 euros la hora

by PBC

Una de las empresas que ha provocado un mayor cambio y un mayor interés en España a lo largo de los últimos años ha sido Amazon.

Primero como plataforma de comercio electrónico en la que encontrar cualquier cosa -algo que no es un asunto menor, sobre todo en pueblos pequeños y alejados de grandes núcleos comerciales-, luego como plataforma de vídeo en streaming a precio de risa, y últimamente también como padre de Alexa y de esa pléyade de dispositivos, Echo o compatibles como puerta de acceso a la domotización del hogar.

Para el nicho de autónomos con horas de trabajo que rellenar, especialmente si tienen un coche aparcado en la puerta, hay otro factor reciente que también ha disparado el interés por otro producto de la empresa de Bezos: Amazon Flex. Una plataforma para que trabajadores autónomos repartan paquetes en su propio vehículo durante algunas horas semanales, sin tener que dedicarse exclusivamente a ello. Sobre el papel, un gran complemento con el que percibir ingresos. En la práctica, muchos peros y asteriscos. O al menos eso nos han contado algunos de sus usuarios.

 

13 euros la hora y bloques para el más rápido en reservarlos

 

Cuando un autónomo inicia el proceso de alta en la plataforma, a través de la app y sujeto a la aprobación posterior por parte de Amazon, se detalla la lista completa de requisitos para nuevos repartidores.

 

-Permiso de conducción y mayoría de edad.

-NIF (las sociedades no están permitidas).

-Aceptación de colaboración con Amazon mediante la clasificación fiscal de autónomo, no como empresa.

-Certificado de registro en la Seguridad Social con un CNAE compatible (5320, 4941 o 8299), es decir, que declare actividad relacionada con el transporte postal, con el transporte de mercancía por carretera o no relacionada con el resto de epígrafes, respectivamente.

-Vehículo mediano o superior, con seguro en vigor y con menos de 2.000 kilos masa máxima autorizada.

-Alta en Hacienda mediante los modelos 036 o 037.

-Cuenta bancaria.

-Certificado de ausencia de antecedentes penales.

-Y no ser empleado de Amazon.

 

Una vez dado de alta en la plataforma, el proceso para empezar a repartir pedidos es simple: la empresa libera «bloques» de reparto que son reservados por los repartidores. Llega una notificación push al teléfono y las reservas se efectúan por orden de llegada, algo que beneficia a quien mayor disponibilidad tiene para estar pendiente del teléfono. Si alguien tiene un trabajo a tiempo parcial que complementa con Flex, es posible que le resulte complicado hacerse con algunos bloques, de forma similar a lo que ocurre con otras aplicaciones de mensajería para repartidores autónomos.

Luego, una vez un mensajero se asigna un bloque, tiene que ir con antelación a la central logística de Amazon que le toque en su zona. Allí recoge los paquetes que la empresa le ha asignado, los escanea uno a uno para certificar su recogida, y se marcha con el coche cargado a hacer su ruta. La aplicación que usa también le hace de GPS en sentido recíproco: le muestra el itinerario óptimo para todas las paradas que ha de realizar, pero también sirve como registro de su ruta detallada ante posibles incidencias o como comprobación de que realmente ha pasado por todos los puntos requeridos.

Una vez entregados los pedidos, se vuelve a la central a dejar allí los paquetes que no han podido ser entregados -obligatorio proceso-. A final de semana se suman las horas acumuladas de cada bloque, y se procede al pago. La cantidad a cobrar es de 13 euros por hora, habiendo bloques de entre dos y cuatro horas:

 

  • Bloque de dos horas: 26 euros.
  • Bloque de tres horas: 39 euros.
  • Bloque de cuatro horas: 52 euros.

 

También hay bloques intermedios con saltos de media hora. Las cantidades son en bruto, a las que hay que sumar el IVA (posteriormente devuelto a Hacienda) y restar el IRPF que Amazon, como cualquier empresa que recibe facturas de autónomos, adelanta a nombre de sus repartidores.

Una factura promedio de un repartidor que ha cumplido ocho bloques de cuatro horas a lo largo de un mes quedaría así:

 

 

32 horas 416 €
Subtotal 416 €
15% IRPF (resta) 62,40 €
21% IVA (suma) 87,36 €
Total 440,96 €

 

A esos 440,96 euros habría que restarle luego el IVA, pagado en la declaración trimestral, quedando un total de 353,60 euros. A esos 353,60 euros habría que restarle también otros conceptos, como la gasolina empleada o la cuota de autónomo, de 60 euros con bonificaciones para quienes están comenzando su actividad como autónomo, pero que luego sube a un mínimo de unos 285 euros. También un coste difícilmente calculable: el desgaste del coche o la parte proporcional acumulada del seguro del vehículo.

Hechas las cuentas, parece evidente que Amazon Flex, con una dedicación de ocho horas semanales, solo compensa para casos de autónomos que ya tengan cierta actividad y la complementen con este programa; o para quien se da de alta como autónomo en el momento de empezar con Flex y disfruta de esa cuota bonificada.

Seguir leyendo

Print Friendly, PDF & Email

You may also like

Leave a Comment

*

code