La «industria de la infidelidad». Neocapitalismo primer enemigo del matrimonio y la familia

 


Debilitar las estructuras sociales que conforman al ser humano en la solidaridad, en la generosidad y en la justicia es parte sustantiva de la estrategia del neocapitalismo para  implementar su dominio político y económico sobre la sociedad, especialmente sobre las nuevas generaciones. Por este motivo se produce el ataque sistemático y planificado al matrimonio y a la familia.

Así la promoción de la infidelidad hasta convertirla en un negocio e incluso en algo socialmente aceptado  es una «acción biopolítica»  de consecuencias sociales desastrosas.


 

            Las nuevas tecnologías han convertido la infidelidad en un «producto» de fácil acceso. La llamada «economía bajo demanda» se basa en que el cliente con una sencilla aplicación (app) puede obtener lo que quiera, cuando quiera y como quiera y sin responsabilidad ninguna. Cuando una inmoralidad se convierte en un negocio muy lucrativo la degradación social se extiende exponencialmente.

 

La infidelidad es hoy un gran negocio. Las empresas han echado las redes para pescar en un mercado potencial que en España está formado por 11.280.000 matrimonios y parejas de hecho, según la estadística de 2018 del INE, a los que en algún momento se les puede ir la pasión. Habría que añadir a los que conviven sin papeles de por medio.

 

Aplicaciones de contactos solo para adúlteros con millones de usuarios por todo el mundo, love hotels que venden discreción por horas, aplicaciones para borrar el rastro del engaño y hasta detectives privados para descubrir traiciones. ¿Cuánto dinero mueve la infidelidad?

 

Imposible de calcular. “Además de las páginas de contactos están los hoteles, los viajes, los regalos, los restaurantes… Es un negocio que mueve miles de millones de euros en el mundo y que tiene un peso importante en el PIB”, comenta Christoph Kraemer, responsable del mercado europeo de Ashley Madison, red social para infieles.

 

Creada en 2002 en Canadá, es la plataforma mundial preferida para la traición, con 60 millones de miembros registrados en 53 países. Su eslogan es Life is short. Have an affair (La vida es corta. Ten una aventura). El pasado año, según una auditoría de Ernst & Young, registró 442.000 nuevos usuarios por mes, más de 5,3 millones en el año, lo que supone un crecimiento del 10% respecto a 2017

 

De momento, el mercado español le da bastantes alegrías, tantas como 1,56 millones, que son las personas registradas en la web, de entre 30 y 40 años. España es su segundo mercado europeo, solo por detrás del Reino Unido. Y el noveno del mundo, siendo EE UU, Brasil y Canadá los Estados más desleales. Llegó en 2011 a España con la polémica bajo el brazo, al colgar una pancarta en pleno centro de Madrid usando la imagen del rey Juan Carlos junto con la del príncipe Carlos de Inglaterra y el expresidente Bill Clinton con el lema: “¿Qué tienen en común? Deberían haber utilizado Ashley Madison”. En los primeros tres meses 150.000 españoles se apuntaron a la red.

 

En esta plataforma en la que se producen 15.000 aventuras por mes, 4.500 al día, las mujeres no pagan por inscribirse. Los hombres deben comprar paquetes de créditos para poder mandar el primer mensaje. El pago mínimo es de 49 euros (por 100 créditos) y llega a los 249 euros (1.000 créditos).

 

Después de esta vinieron otras muchas. La oferta no para de crecer. Está Secondlove, cuyo eslogan es: “Coquetear no es solo para solteros y solteras”. Otra con tirón es Victoria Milan, con 625.000 miembros españoles, que anima a “revivir la pasión y encontrar una aventura”.

 

            También está la web del encuentro infiel, Affairland. Pero si hay una que está revolucionando el mercado femenino es Gleeden, que se vende como el primer sitio de encuentros extramatrimoniales pensado por mujeres para mujeres. En la práctica significa que “no es un sitio enfocado a los hombres, como las demás, ni hay mujeres medio desnudas como gancho, no es una aplicación hipersexualizada”, dice Silvia Rubies, responsable de comunicación de Gleeden en España.

 

Su objetivo es captar a las mujeres que quieren echarse un amante y vencer el tabú que aún existe sobre la infidelidad femenina. Porque ellas, que tienen una media de 37 años, también son desleales. “El 30% dice haber sido infiel en algún momento de sus vidas y el 68% no se arrepiente”, según una encuesta a más de 5.000 mujeres realizada por el Instituto Francés de Opinión Pública. La web nace en Francia en 2009 y lo hace como respuesta a ese 30% de personas que hay en páginas de encuentros tradicionales que miente sobre su estado civil. Un año después aterriza en España, su tercer mercado europeo, tras el francés y el italiano. Cuenta con 5,5 millones de usuarios en el mundo y 700.000 en España, el 60% hombres y el resto mujeres que tampoco han de pagar. Los hombres necesitan comprar créditos para poder abrir un chat, enviar regalos virtuales o ver el álbum privado de fotos; iniciar la conversación es gratis. El precio más básico es de 25 euros y llega hasta los 100. Además, ofrece servicios de discreción, como agitar el móvil dos veces para salir de la aplicación.

 

Si las redes de contactos son un negocio, no menos los llamados love hotels, establecimientos que se alquilan por horas para parejas, la mayoría infieles. Aquí se paga el silencio y la discreción. No se trata de lugares lúgubres en polígonos industriales, sino que muchos son hoteles de lujo dispuestos ya en el centro de las ciudades. El modelo crece en España de la mano del hotel Zouk (Alcalá de Henares) o los barceloneses H Regàs, La Paloma, La França y Punt14 (de la cadena SuperLove). También Loob y Luxtal. Todos ellos alquilan habitaciones por horas. Además de champú, se incluyen preservativos de cortesía y caramelos de corazón. En algunos, el aparcamiento está en la propia habitación, de manera que la entrada y salida pueden realizarse sin bajarse del vehículo.

 

En otros, “para salir de la habitación deberá llamar a recepción mediante un interfono que tendrá en su habitación, de manera que le informaremos si puede salir sin que haya otras personas. No va a ser posible que se cruce con nadie”, explican en la web de Luxtal, con hoteles en Madrid y Barcelona. Sus precios parten de 30 euros la hora y las habitaciones tienen camas de 2,10 metros de diámetro en forma de media luna, grandes espejos colocados estratégicamente y complementos eróticos.

 

La privacidad es el sustento del negocio. En el hotel Loob, en Torrejón de Ardoz, los clientes “no ven a nadie del personal ni a los otros clientes hospedados en ese momento”, explican. El registro y el pago se realiza desde un cajero automático en la entrada. Además, la restauración se sirve a través de un pasaplatos, las habitaciones están decoradas con imágenes muy sugerentes y cuentan con jacuzzi o piscina climatizados, el columpio erótico, los espejos en los techos, una amplia carta de juguetería erótica, sillones tantra y películas XXX las 24 horas sin suplemento. El precio por cuatro horas va desde 62 euros por la habitación más sencilla hasta 185.

 

En estos hoteles al pagar con tarjeta no aparece el nombre comercial del hotel, sino su razón social. La França es el más grande de Barcelona, con más de 70 habitaciones. Las hay desde 70 euros por hora para las más sencillas hasta 90 euros para la gran suite, con hidromasaje y espejos basculantes.

 

            Estos establecimientos por horas son hasta tres veces más rentables que los tradicionales. “Al vender las habitaciones en tramos de horas puede sacarle más rendimiento que a un hotel convencional, en el que solo se vende una habitación al día, pero tienen más gastos de personal, ropa, lavandería y mantenimiento”, indican en Loob.

 

Otra pata de este lucrativo negocio son las aplicaciones de móvil que borran el rastro del engaño. Una es Tigertext: todo lo que llega de un número de teléfono concreto es borrado, ya sean llamadas o mensajes. Si el infiel necesita borrarlo con urgencia puede agitar el móvil y desaparecerán. La aplicación es gratuita y tiene más de 500.000 descargas. Otra es Vaulty Stock: su apariencia es la de una aplicación de Bolsa y cuesta 21 euros. O Photo Vault, que permite esconder todos los archivos tras una falsa calculadora[1].

 

      Matrimonios y familias como escuelas de amor y solidaridad son fundamentales para el Bien Común de la sociedad. Sin ellos la sociedad se desvertebra y se convierte en un sumatorio de individuos desconfiados, solitarios y  fácilmente manipulables.

 

      Desde PBC apostamos por matrimonios y familias basadas en el amor y la fidelidad, abiertas a la vida que junto con otras familias creen redes de apoyo y solidaridad (Familia de Familias) como forma de resistencia al neocapitalismo  y asumiendo su responsabilidad política por el Bien Común.

 

Carlos Llarandi Arroyo

Profesionales por el Bien Común

[1] https://elpais.com/economia/2019/08/09/actualidad/1565341268_621357.html

Print Friendly, PDF & Email

Written by Carlos Llarandi

Carlos Llarandi Arroyo. Químico. Profesor de Ciencias. Greenwich School.Madrid. Análisis de Sistemas Dinámicos.Nabucco Center.Spin-Off Universidad de Sevilla. Máster Ciencias Matrimonio y Familia (pte tesina) y Máster en Doctrina Social de la Iglesia. Madrid. Science & faith. Barcelona. @carlosllarandi


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*

code