La guerra fría de la inteligencia artificial

Aparece una batalla en el horizonte por el control de la tecnología y su gestión con la IA

China se está embarcando en un esfuerzo sin precedentes para dominar la inteligencia artificial

En una isla tropical al sur de China, un programa informático llamado Lengpudashi está jugando al póker uno contra uno con una docena de personas a la vez y les está dando una absoluta paliza. Lengpudashi, que en mandarín significa «frío maestro de póker», utiliza una nueva técnica de inteligencia artificial (IA) para superar en apuestas y faroles a sus oponentes en una versión para dos jugadores del Texas hold ‘em.

El torneo se está disputando en un moderno parque tecnológico en Haikou, capital de la isla de Hainan. Fuera, modernos rascacielos se ciernen sobre los barrios envejecidos. Entre los que se reunieron para jugar contra la máquina hay varios campeones de póker, algunos conocidos inversores chinos, emprendedores y directores ejecutivos, e incluso algún famoso personaje de la televisión. Las partidas se retransmiten en línea y hay millones de personas viéndolas. El evento simboliza el creciente interés y entusiasmo por la inteligencia artificial en China, pero también representa un problema: Lengpudashi no se creó en Hainan, Pekín ni Shanghái (ciudades chinas); fue creado en Pittsburgh, EE. UU.

Para mucha gente del país, esta situación es simplemente inaceptable. China se está embarcando en un esfuerzo sin precedentes para dominar la inteligencia artificial. Su Gobierno está planeando invertir cientos de miles de millones de yuanes (decenas de miles de millones euros) en la tecnología en los próximos años, y las empresas están invirtiendo mucho para fomentar y desarrollar el talento en IA. Si este esfuerzo a nivel nacional tiene éxito, y hay muchas señales de que sí, China podría convertirse en una potencia líder en inteligencia artificial. Este liderazgo mejoraría la productividad de sus industrias y las ayudaría a convertirse en líderes en la creación de nuevos negocios que se apoyan en la tecnología. Y si, como muchos creen, la inteligencia artificial es la clave para el crecimiento futuro, el dominio chino ayudará a fortalecer su posición como potencia económica principal del mundo.

La inteligencia artificial podrá haberse inventado en Occidente, pero su futuro está tomando forma al otro lado del mundo.

 

Los responsables políticos y empresariales del país confían en que la inteligencia artificial será capaz de impulsar su economía. En las últimas décadas, un sector manufacturero en auge y las reformas del mercado que fomentan el comercio y la inversión extranjeros han ayudado a sacar a cientos de millones de personas de la pobreza, creando imperios empresariales y transformando la sociedad china. Pero el crecimiento del sector manufacturero está desacelerando y el país mira hacia un futuro construido sobre tecnologías avanzadas (véase La nueva revolución china: de la mano de obra barata a la mano de obra robótica). Aplicar la inteligencia artificial podría ser el siguiente paso en ese milagro económico impulsado por la tecnología. Mientras Occidente se preocupa de que la IA elimine empleos y empeore la desigualdad de la riqueza y de los ingresos [ver «El ritmo implacable de la automatización» (y el futuro del empleo)], China cree que puede conseguir los resultados justamente opuestos.

1º presentador de TV por inteligencia artificial

El empuje de China por la IA incluye un compromiso extraordinario del Gobierno, que recientemente anunció un enfoque radical para dominar el sector (ver Oriente contra Occidente: la gran carrera de la inteligencia artificial). El plan exige que dentro de tres años la inteligencia artificial made in China debe igualar a la desarrollada en Occidente, que para 2025 los investigadores de China hagan «avances importantes» y que para 2030 la IA china sea la envidia del mundo.

Hay buenas razones para creer que el país lo conseguirá. A principios de la década de los 2000, el Gobierno dijo que quería construir una red ferroviaria de alta velocidad que estimulara el desarrollo tecnológico y mejorara el sistema de transporte del país. Su red ferroviaria es ahora la más avanzada del mundo. «Cuando el Gobierno chino anuncia un plan como este, tiene implicaciones significativas para el país y la economía», afirma el destacado experto en IA Andrew Ng, que fue responsable de IA y estrategia en la mayor compañía de búsquedas en línea de China, Baidu (ver El líder en inteligencia artificial que dejó huérfana a Baidu para ayudar al mundo). «Es una señal muy fuerte para todo el mundo de que van a suceder cosas«, añade.

Fuente

Print Friendly, PDF & Email

Written by PBC

Profesionales por el Bien Común-Blog