Portada » El control cultural supone el control político

El control cultural supone el control político

by Alberto Mangas

Hoy hay una propuesta cultural totalitaria, que orientará el voto de las generaciones venideras

 

¿Quieres ganar las elecciones generales de 2024? Vete planteándote el control cultural de las futuras generaciones. Realiza y ensaya modelos culturales que adapten tu mensaje políticamente correcto, a las imposiciones culturales de la actualidad.

 

Estamos en un cambio de era. Ahora y siempre, los productos culturales han sido absolutamente, ideológicos.

 

Estamos en un cambio de era. Ahora y siempre, los productos culturales han sido absolutamente, ideológicos. Solo que ahora los jóvenes los consumen sin los padres, si acaso los comentan en su “tribu” o a merced de los algoritmos de las redes sociales.

 

Hoy en el mundo empresarial y comercial, sigue importando que el detergente limpie, que los pañales retengan y que los bollos sean deliciosos, que el coche tenga poco consumo; pero importa mucho más que te hagan partícipe de un mundo moralmente acorde con tus ideas, o mejor dicho que impongan las ideas de cada generación.

 

Las empresas y las marcas también se han convertido en partidos políticos, que se adaptan a estos valores los defiendan, y los apoyan, pese a que acaben haciendo el mismo producto de siempre: hamburguesas, pañales o crema para la cara.

 

Ecológico y moralmente saludable. Transigente, progresista, tolerante, multicolor, animalista, y por supuesto con “derecho a decidir” en el amplio sentido del término véase sino (nacionalismo, aborto, eutanasia, sexualidad)

 

También los medios de comunicación siempre han estado ahí como 4º poder, generadores de cultura y opinión. En EE UU por ejemplo, se dice que The New York Times y la CNN son los abanderados de las ideas “progres”, mientras que FoxNews de los más conservadores. Eso sí, ambas corrientes comunicativas y empresariales con una propuesta neocapitalista de fondo que nadie cuestiona.

 

Según el arquetipo construido en el común de la opinión publicada: Si eres conservador: apoyas el libre mercado, quieres menos impuestos, y serás anti-abortista, y no veras con buenos ojos la inmigración. Si eres progresista, te venderán todo lo contrario, pero en la práctica será muy parecido en cuanto el modelo económico y antropológico que defienden.

En España, por ejemplo, con PSOE o PP la política migratoria ha sido la misma.

 

Pongamos el ejemplo de Netflix: el animalismo como tendencia versus ecocapitalismo.

 

“Verdes” con una determinada concepción de la ecología que orilla al ser humano, claro.

 

Netflix, encarga sus contenidos atendiendo a las conclusiones de los algoritmos del streaming que realizan sus usuarios. La “juventud es verde”, esto se ha inducido culturalmente desde plataformas de este tipo y se ha visto de sobra en el movimiento Fridays For Future[1]. “Verdes” con una determinada concepción de la ecología que orilla al ser humano, claro.

 

Hace unos años Netflix produjo una película (Okja)[2] sobre una niña, que lideraba una escalada animalista para proteger a una especie de cerdo alterado genéticamente. ¿A quién os recuerda? Netflix ya se adelantó a Greta T. Por cierto, la película cumplía el test de Bechtel[3]

 

Okja fue un éxito entre los adolescentes, una película cruda, “sensible” sobre los efectos de los transgénicos, la mercantilización de los animales, la dieta carnívora del planeta, y el amor por los animales y la naturaleza. Una película animalista, con mayúsculas, que atraería a las masas juveniles…

 

Okja muestra un ideario de Netflix, es un cartucho de valores, de intenciones de ética y de moral. Con un totum revolutum de valores e ideas que generan un modelo cultural y político con consecuencia para los próximos años. ¿Por qué sino el animalismo, la preocupación por las mascotas y sus derivados, han tenido tanta importancia en las campañas electorales españolas y europeas? Evidentemente se puede estar en contra de muchos aspectos que denuncia, pero la propuesta cultural definitiva es la que cala. La “muñeca rusa” lleva dentro muchas más cosas. Un ecologismo que no cuestiona el marco ni la economía que lo sostiene.

 

Netflix y otras plataformas se van de Georgia (EEUU) por su legislación contra el aborto, y las demás también

 

En EE UU, ahora el estado de Georgia podría volver a abolir el aborto[4], y Netflix se ha adelantado a todas las marcas, empresas, productos y asociaciones de derechos civiles para decir que como Georgia de ese paso y prohíba el aborto, Netflix no volverá a invertir un centavo en ese Estado.

 

“Observamos muy atentos la situación de Georgia y de su nueva ley, y lo tendremos muy en cuenta a la hora de elegir o rechazar situar nuestras producciones en este estado”, dijeron en su nota de prensa Warner, propietaria de HBO y CNN.

 

“Si alguna de estas leyes se aprueban en el estado de Georgia, esto tendrá un impacto en nuestras decisiones de futuro”, dice la nota de prensa de NBC Universal.

 

“Estoy seguro de que muchos de nuestros trabajadores no querrían trasladar su vida a Georgia, si esta ley sale adelante, y tenemos que prestar atención al futuro de nuestros trabajadores en este sentido”, dijo el CEO de Disney, que paradójicamente ahora ha comprado Fox, y con ella FoxNews, el medio más conservador de Estados Unidos, y antiabortista.

 

Marco cultural y político que condiciona todo.

 

¿Se parece algo este marco cultural al del año 1978 en España cuando se comenzó la andadura constitucional? Muy poco.

 

En este marco cultural vendrán votaciones, elecciones, productos culturales y empresariales, asaltos a estados y a democracias, verdades y razones instrumentales por encima de las auténticas verdades y fines del ser humano, todo al servicio del neocapitalismo más salvaje…

 

Un desafío global para el siglo XXI que nos obliga a luchar y trabajar en una revolución cultural, en la que la propuesta cultural y social, aborde a fondo los fines y los medios de una política solidaria y por el Bien Común.

 

Alberto Mangas

 

[1] https://geoinnova.org/blog-territorio/movimiento-fridays-for-future/

[2] https://www.lavanguardia.com/comer/tendencias/20170918/431281004134/okja-la-loca-historia-del-cerdo-gigante-que-hara-que-quieras-ser-vegetariano.html

[3] También conocido como “the rule”, el Test de Bechdel es una prueba que mide la presencia de la mujer respecto a la del hombre en la industria del cine.

[4][4] https://www.lavanguardia.com/cultura/20190530/462571970572/disney-amenaza-boicot-netflix-georgia-ley-antiaborto.html

Print Friendly, PDF & Email

You may also like

Leave a Comment

*

code