Los jóvenes siguen teniendo vocación por el Bien Común

0
738

En los últimos meses, diversos periódicos se han ido haciendo eco de que la demanda de estudios universitarios relacionados con la salud, han aumentado en torno a un 40% durante la pandemia. En alguna provincia como Navarra, el aumento ha sido del 80%.

Se ha dicho, y es verdad, que los jóvenes de hoy en día están influenciados por la toxicidad de las redes sociales y los medios de comunicación, heridos por una propuesta cultural y socioeconómica que atenta contra la naturaleza humana. Se dice, y es verdad, que se les educa en el consumismo, la evasión, el egoísmo y la irresponsabilidad. Es más, el sistema educativo es cada vez peor, al tiempo que las nuevas generaciones proceden de familias cada vez más desestructuradas… Lo cual hace que los jóvenes estén más heridos y peor educados.

Todo eso es cierto. Pero la naturaleza humana no es una tabula rasa, como pretenden hacernos creer desde ciertas ideologías, como la de género. El ser humano no es sólo esto o lo otro porque “nos han hecho creer que…”, manida frase con la que la suelen empezar sus argumentaciones los bio-ideólogos.

Existe una vocación a la justicia, al bien, a la belleza, inserta en el corazón de todos los seres humanos. En el ámbito profesional se traduce en una llamada interior a trabajar por el bien común.

Existe una vocación a la justicia, al bien, a la belleza, inserta en el corazón de todos los seres humanos. En el ámbito profesional se traduce en una llamada interior a trabajar por el bien común.

En ese sentido, vemos cómo esta juventud actual, tan agredida, tan desnaturalizada por los totalitarismos ideológicos que utilizan todos los medios tecnológicos y científicos a su alcance para aborregarla (con Netflix a la cabeza)… Esta juventud, la de “los jóvenes de hoy en día” (etiqueta con la que una generación suele insultar a la que viene detrás), siente la llamada a ser respuesta ante los problemas del mundo y, en una situación de pandemia, aumentan las vocaciones relacionadas con la medicina, la enfermería, la biotecnología…

Los jóvenes de hoy en día no son santos, ni héroes, como no lo hemos sido los de las generaciones que les hemos precedido. Pero, al igual que antaño, en sus corazones late la necesidad de trabajar por el bien común, por mucho que se les intente convertir en burbujas que sólo se miran al ombligo. Ante una situación de pandemia, ofrecen su respuesta. Que es la que es, que probablemente sea insuficiente e imperfecta, una respuesta a su manera… Pero responden. Porque no somos tabula rasa, somos seres humanos llamados a trabajar por el bien de todos y cada uno, y esto es así porque está inscrito en nuestra naturaleza, no porque “nos han hecho creer que…”.

Guillermo Linares

Print Friendly, PDF & Email

Leave a reply

*

code

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.