“Los grandes olvidados”; La selección eugenésica de embriones con fines terapéuticos

0
277

 

La selección eugenésica de embriones con fines terapéuticos

           “La calidad de una sociedad se mide por como cuida la vida humana especialmente aquella más sufriente, débil y frágil”

            Actualmente hay unos seres humanos que están siendo sacrificados silenciosamente para que otros seres humanos puedan vivir y vivir mejor. Cientos de miles, tal vez millones de personas, de seres humanos, en fase embrionaria han sido literalmente planificados, diseñados, fabricados y seleccionados para “algo”. Y cuando no sean necesarios serán sacrificados. Algunos serán viables y podrán nacer porque el poderoso de turno así lo decida. Por ello, es  imprescindible sacar del olvido a estos seres humanos injustamente tratados y recordar a la opinión pública que su existencia no puede ser negada.

 

            Rescatamos  para la opinión pública un informe científico de la Comisión Deontológica  del Consejo Andaluz de de Colegios Médicos sobre la selección eugenésica de embriones con fines de uso terapéutico. (21 de abril de 2009)

 

INFORME

 

Notas preliminares

 

La biología, y más en particular la embriología, proporcionan la documentación de una dirección definida de desarrollo: eso significa que el proceso está orientado en el tiempo-en la dirección de una progresiva diferenciación y adquisición de complejidad y no puede retroceder a fases ya recorridas.

 

El momento que marca el inicio de la existencia de un nuevo ser humano está constituido por la penetración del espermatozoide en el oocito. La fecundación impulsa todo una serie de acontecimientos articulados y transforma la célula huevo en “cigoto”.

 

Ya en las primeras fases del desarrollo existe la autonomía del nuevo ser en el proceso de auto duplicación del material genético. La activación del genoma embrión  es un proceso gradual. En el embrión unicelular humano ya son activos 7 genes; otros se expresan en el paso de la fase de cigoto a la de dos células.

 

También están estrechamente relacionados con la propiedad de la continuidad de las características de gradualidad y de coordinación del desarrollo. El conjunto de estas tendencias constituye la base para interpretar el cigoto ya como un organismo monocelular qué expresa coherentemente sus potencialidades de desarrollo a través de una continua integración primero entre los diversos componentes internos y luego entre las células a las que da lugar progresivamente.

 

El embrión humano en la fase de la pre implantación es: a) un ser de la especie humana. b) un ser individual; c) un ser que posee sí la finalidad de desarrollarse en cuanto persona humana y a la vez la capacidad intrínseca de realizar ese desarrollo.

 

El diagnóstico preimplantatorio es una técnica que permite analizar embriones humanos obtenidos por fecundación in vitro, con el objeto de no implantar aquellos que pueden estar afectados por una mutación, o por una anormalidad cromosómica, que pueda derivar en una enfermedad.

 

Materia

 

La ley española sobre técnicas de reproducción humana asistida de junio de 2006, acepta lo que popularmente se conoce como “el bebé medicamento”, técnica que podría curar a un niño enfermo de algunos tipos de leucemias o anemias.

 

En el caso del primer bebé medicamento que nació en España, aunque fue producido en el instituto de medicina reproductiva de Chicago, en el primer intento fallido se produjeron 18 embriones, ninguno de los cuales era útil. En el segundo, 10, de los que solamente era sano y compatibles 1, que fue transferido a su madre sin que consiguiera un embarazo.

 

En el tercer intento, se produjeron también 10 embriones. De ellos, solo dos libres de la enfermedad de sus padres, con la sangre de su hermana. Ambos fueron transferidos, y solo uno de ellos logró implantarse, consiguiéndose que naciera la niña. Es decir, en total se destruyeron 38 embriones para conseguir el deseado bebé, algo que éticamente no parece fácilmente justificable.

 

El primer bebé medicamento que se realizó íntegramente en España, es decir, libre de una enfermedad hereditaria y producido con la finalidad específica de ser compatible con su hermano, del que podrá ser donante, nació en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla en octubre de 2008. Junto con el recién nacido, se produjeron 16 embriones, que fueron desechados porque podían ser portadores de la enfermedad, o porque aun siendo perfectamente sanos, no iban a ser compatibles con el hermano enfermo.

 

Generalmente, de cada 16 embriones que se obtienen de la pareja por fecundación in vitro, únicamente tres están libres de la enfermedad y, además, son compatibles con el hermano.

 

El procedimiento consiste en realizar la fecundación in vitro (producir entre 10 y 20 niños in vitro) a partir de sus padres; a continuación, cuando los hijos tienen células suficientes, se toma un par de células de cada uno y se analizan para ver si están enfermos.los sanos son transferidos a su madre para permitirles nacer; los demás son eliminados. Cuando nazca un nuevo hermano, y si es compatible con el enfermo, se tomará de él médula ósea y sangre de cordón umbilical para hacer un trasplante a este a intentar curarle.

 

De cada 100 embriones generados para salvar a un hermano, nacen menos de 2. Hay que tener en cuenta que la tasa de éxito de esta técnica, desde que se inicia la selección genética hasta que nace el niño donante, es apenas de un 10%. Un estudio (publicado el 5 de mayo de 2005 en JAMA volumen, página 2079) es muy poco alentador; de 199 embriones de 13 parejas se seleccionaron 45 y solo nacieron 5 niños.

 

De forma natural, la probabilidad de gestar un niño compatible con su hermano enfermo es del 25%, disminuyendo esta probabilidad hasta solo un 19% sí esperamos que el niño que nazca se encuentre libre de la enfermedad y sea inmunocompatible para su hermano.

 

Hasta 2007 se habían realizado en el mundo más de 10000 trasplantes de sangre de cordón umbilical, tanto a niños como adultos. En 2007, describió el primer caso de enfermedad de “injerto contra huésped” tras un trasplante de células de sangre de cordón umbilical obtenidas de un niño de diseño.

 

Uniendo datos de los tres más amplios estudios realizados sobre esta materia, se constata que para conseguir 49 niños útiles hubo que producir 2.796 embriones, lo que se traduce en una eficiencia del 1,75%. Sin duda, es esta gran pérdida de embriones humanos que la técnica conlleva, la principal dificultad técnica.

 

 

Principios éticos-deontológicos

 

El artículo 24.1 del CEDM (código de ética y deontología médica) ordena: “Al ser humano embriofetal enfermo se le debe tratar de acuerdo con las mismas directrices éticas, incluido el consentimiento informado de los progenitores, que se aplica a los demás pacientes.”

 

Un embrión humano no debe ser utilizado para un fin que no sea su propio bien. Los bebés medicamento se producen para ser utilizados como material biológico específicamente destinado a tratar a otro niño enfermo, en este caso, su hermano. Este concepto de niño producido “para algo “no parece compatible con la dignidad del ser humano, que siempre debe ser concebido como “alguien”, directamente querido por sus padres, es decir, concebido pensado únicamente en su propio bien.

 

Un aspecto éticamente muy negativo de la producción de los bebés medicamento es que, para obtenerlos, ineludiblemente hay que destruir un elevado número de vidas humanas de embriones.

 

Todo comportamiento que de algún modo pueda constituir una amenaza o una ofensa a los derechos fundamentales del embrión humano antes de su implantación, el primero de los cuales es el derecho a la vida, ha de considerarse gravemente contrario a la ética. El artículo 23.1 del CEDEM determina: “el médico es un servidor de la vida humana”

 

El denominado diagnostico genético preimplantatorio es un eufemismo bajo el que se esconde una modalidad de control de calidad genética de embriones: se pretende eliminar enfermedades mediante el desecho de los embriones que las portan. El diagnóstico preimplantatorio no evita la enfermedad, sino que elimina al portador de la misma.

 

Un dato que se les debería dar a conocer a los padres es que ese diagnóstico preimplantacional exige tomar dos células del embrión de 3 días que solo tiene 8: un cuarto de su cuerpo, con lo que con frecuencia quedan dañados. Mientras hacen el análisis genético a sus dos células él estará en el laboratorio sin recibir de su madre lo que necesita para arrancar su vida con fuerza; por ello, con mayor probabilidad que los nacidos tras haber sido engendrados en su madre, podrá sufrir raras y graves enfermedades (las llamadas “ligadas a la impronta parental”) que no tienen solución hoy día.

 

El diagnóstico preimplantatorio es una técnica al servicio de la violencia, ya que otorga a unos seres humanos la capacidad de decidir sobre la vida de otros seres humanos.los padres se ven revestidos de la potestad para decidir sobre si el genoma de sus hijos posee la suficiente calidad como para dejarles vivir.

El principio “el fin no justifica los medios” es inviolable y se aplica continuamente medicina. Nadie habla de los embriones que se desechan, y que también están enfermos ni se hace ningún esfuerzo por curarlos.

 

El artículo 4.1 CEDEM establece:”… Respetar la vida humana,… son los deberes primordiales del médico”

frente a los que mantienen que no debe existir otro límite que lo que sea imposible científicamente, se alza el punto de vista de la ética médica que entiende que el progreso técnico debe adaptarse a la racionalidad ética.

 

Reflexiones

 

En la decisión de los padres  de producir un bebe medicamento, no parece fácil de justificar el querer tener un nuevo hijo como consecuencia de un acto de amor específico hacia él, cuando simultáneamente a esta misma decisión se está despreciando a otros embriones, también hijos suyos, que van a morir.

 

Una vez más, la clave está en la respuesta a la pregunta ¿Cuándo comienza la vida humana? Es suficientemente sabido que está pregunta ha sido respondida de forma contundente por la embriología, qué es una rama científica de la biología: la vida humana comienza en el preciso instante de la concepción. El principio vital del ser humano está ahí desde el comienzo, en su código genético, y no necesitas sino tiempo y condiciones adecuadas para desarrollarse. El ser humano no será construido, sino que  “ya es”.

 

En cualquier técnica, el enorme porcentaje de fracaso demostrado previamente sería motivo para dejarla de lado por ineficaz.se olvida que las células de cordón umbilical o las células madre de médula parece que no causan rechazo, o que buscar otro donante sencillo. Si los padres no reciben esas opciones, no las pedirán, y solo se deja abierta la puerta al bebé medicamento.

 

Se estima suficiente para satisfacer la compatibilidad del 80-90,% de la población que existan bancos de sangre de cordón umbilical de 150.000 cordones. Debido a que las células madre de los cordones son muy abundantes y su compatibilidad se tiene ya clasificada, es bastante más fácil encontrar donantes compatibles antes de hacer un trasplante. Si se pudieran tener almacenados en nuestro país alrededor de 200.000 unidades de sangre de cordón umbilical es muy probable que siempre se pudieran utilizar muestras con 6 o más antígenos HLA compatibles. En estas circunstancias, según datos actuales, las remisiones podrían acercarse al 70%, qué es el porcentaje aproximado que actualmente se consigue utilizando sangre de niños de diseño.

 

Es totalmente aceptable la decisión de no querer tener un hijo enfermo, no porque acarree problemas, sino por el sufrimiento y la poca esperanza de vida. Pero una vez más, es preciso exigir a la ciencia médica soluciones para la enfermedad de un hijo, que no traiga a los padres sufrimientos aún mayores.

 

Solo quién es capaz de ver más allá de lo cercano, quién percibe que el mismo padre del niño enfermo y de su hermano recién nacido es el padre de los embriones que se han destruido en la prueba, será capaz de estremecerse ante la atrocidad que se está cometiendo en los laboratorios.

 

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.