Crecen las adicciones «sin sustancia», más cadenas para los más pobres

Los gobiernos han bajado los impuestos a estas empresas de «muerte» ¿Por qué?

 

Los casos de personas tratadas por adicciones sin sustancias han aumentado en un 52 % en 2018, algo que hace pensar a los expertos que éstas se están convirtiendo en «la gran demanda» y la tendencia, aunque aún las drogas tradicionales son el motivo por el que acuden más españoles a los centros.

 

Esta es una de las principales conclusiones del estudio que ha realizado la Red de Atención de Adicciones (UNAD) con el Colegio de Sociólogos, a partir de más de 48.000 encuestas a personas, que han sido atendidas en 131 entidades de la red.

«La tendencia la tenemos muy clara y son las adicciones sin sustancia. La heroína tuvo su tiempo en los años 70 y 80, la cocaína y otros estimulantes mandaron hasta el 2010 y a partir de ese momento comenzaron las adicciones sin sustancia, y sobre todo el juego», ha señalado el coordinador del estudio, Francisco López.

Pero hay otras conclusiones del estudio, presentado este martes, como que el 41 % de las personas tratadas por adicciones el pasado año eran nuevos casos, lo que indica que «no paran de entrar a los centros personas con estos problemas». Una cifra que este sociólogo ha calificado de «alarmante».

 

Diferentes perfiles

Pero ¿cuál es el perfil de las personas adictas en tratamiento?. «No hay una única foto, hay múltiples rostros«, según Luciano Poyato, presidente de UNAD.

Siete de cada diez personas atendidas en los centros de UNAD adicciones son policonsumidoras: en el caso de las mujeres, el problema es con el alcohol y la cocaína, mientras que en los hombres es ésta última sobre todo y la heroína.

El perfil de las personas con adicciones sin sustancia (1.147 fueron atendidas por primera vez por ello en 2018) es el de una persona de entre 26 y 41 años, que tiene deudas y créditos pendientes, con descendientes a su cargo y que vive en el domicilio de sus padres.

No obstante, en la muestra se recogen 117 casos de menores de edad atendidos por problemas de adicción de este tipo, un 11 % del número total de personas tratadas por ello, cuando los asistidos por adicciones con sustancias es de un 3 %.

Llama la atención también en este estudio, y no por el número de casos, las personas que han decidido tratarse por una dependencia afectiva y emocional, 129, y la mayoría mujeres.

 

Máquinas tragaperras y apuestas deportivas

Las máquinas tragaperras suponen aún la adicción más frecuente de entre casi la mitad de las personas atendidas (46 % en hombres sobre todo juegan en el bar y el 53 % en mujeres, y más en el bingo), aunque la tendencia es la del juego «online», según los profesionales.

Más del 50 % de los hombres con adicciones sin sustancia demandó tratamiento por las apuestas deportivas, y en el caso de las mujeres por adicción al bingo (62 %), y tanto unos como otras coinciden en que son consumidores de alcohol.

En la adicción al juego, según el sociólogo, está ocurriendo lo que ocurría hace años con la cocaína, cuando las personas adictas no reconocían que la consumían y se producía el denominado «silencio clínico».

 

«Mercado» en crecimiento en España

Entre enero y marzo de 2019, los ingresos de las empresas de juego online – lo que en la jerga del sector se conoce como Margen Neto del Juego o Gross Gaming Revenue – superaron los 193 millones de euros. La cifra supone un aumento del 20% respecto al mismo trimestre del año anterior y, haciendo una proyección, apunta que la facturación rozará los 800 millones de euros en todo 2019. Más del 50% de esos ingresos – 101 millones de euros – son para las casas de apuestas online, que han registrado un incremento del 26% en relación al mismo trimestre de 2018.

Las empresas de apuestas deportivas en internet obtienen beneficios que más que duplican los registrados cinco años atrás, y que superan los obtenidos conjuntamente por el resto de modalidades de juego online: concursos, póker, bingo y casinos. Un factor que sin duda ha incentivado la actividad ha sido la rebaja del impuesto sobre las actividades del juego online, que descendió del 25 al 20% el año pasado. En relación al número de cuentas activas – aquellas con las que se apuesta, al menos, una vez al mes online – son ya más de 900.000 en el caso de páginas web de apuestas deportivas en España.

 

Lo que el futuro aguarda

 

A pesar del exponencial crecimiento del segmento online, sólo el 13% de los apostantes españoles hacen sus apuestas en línea. Si lo comparamos con otros países europeos con mercados digitales maduros, donde el porcentaje llega al 50% en algunos casos… es fácil entender por qué todos los años nuevas páginas webs de apuestas son lanzadas en España – ya son más de treinta operando con licencia – e inundan internet con todo tipo de ofertas, promociones y «apuestas gratis»

 

Los gobiernos del PSOE y PP han mirado hacia otro lado, mientras decían combatir la violencia en las calles y dentro de las familias, por este agujero han promovido una cultura contra el Bien Común, que provoca descartados, rupturas familiares, dependencias eternas y suicidios…  Quizás es mucho méjor para ellos mantener una población sometida a estas cadenas.

 

Parece que es prioritario ingresar los impuestos del juego a toda costa. Eso sí las más afectadas las familias más pobres y culturalmente más vulnerables a este marketing de muerte, que sostiene entre otras a la radio y televisión comercial en España, y a las grandes estrellas del futbol.

 

Print Friendly, PDF & Email

Written by PBC

Profesionales por el Bien Común-Blog


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*

code