Empleos de la “nueva economía” o cómo no llegar a fin de mes

La precariedad de la economía bajo demanda

España es el país con el mayor porcentaje de trabajadores pobres de la UE. Lo dicen los informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), partiendo de datos de 2015. El 14% de los hogares en los que hay al menos una persona trabajadora viven bajo el umbral de la pobreza. En la Comunidad de Madrid, un 13,2% de la población asalariada está en riesgo de pobreza y exclusión social, y 400.000 hogares viven con menos de mil euros al mes, según un estudio de Comisiones Obreras. Desde 2009, la renta media ha caído desde los 36.401 euros hasta 32.451.

 

La fina lluvia de la recuperación económica ha llegado a través de empleos de baja calidad: la externalización, las subcontratas, los falsos autónomos, los contratos temporales, los turnos partidos, las jornadas polivalentes o directamente contratos en fraude de ley han reducido las brutales cifras de paro con las que se comenzó la década. A estos modelos se ha unido la expansión de un tipo de economía llamada “colaborativa”. En la práctica, un tipo de empleo que pide, de partida, que los trabajadores tengan que pagar para empezar a trabajar, aportando sus propias herramientas laborales y asumiendo los riesgos inherentes al modelo.

 

Algoritmos, aplicaciones y plataformas en internet están sustituyendo a los despachos de recursos humanos y a los modelos de consumo tradicionales, pero se mantienen dos constantes: el interés de las multinacionales en maximizar sus beneficios y que, al final de la cadena, los seres humanos siguen siendo necesarios. El telemárketing es el más veterano dentro del campo de las tecnologías de la información creadas a partir de los años 90. Hoy, las teleoperadoras que atienden los pedidos y servicios de estos modelos empresariales cobran de media menos de 800 euros al mes. A pesar de que pueden atender en un día cientos de llamadas, en turnos partidos de cuatro a ocho horas.

 

Print Friendly, PDF & Email

Written by PBC

Profesionales por el Bien Común-Blog


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*

code