BlockChain y ética corporativa

Como es sabido para muchos, y sino lo decimos ahora, millones de personas trabajan en condiciones de explotación y esclavitud, en todo el mundo, el 47 por ciento de las cuales viven en la región de Asia y el Pacífico. Esto ha llevado a muchas compañías a plantearse una compra de suministros alejados de estas situaciones de esclavitud y explotación. Pero esto no deja de ser en muchas ocasiones un lavado ético de la cara, en lo que se ha venido a llamar en los últimos años RSC (Responsabilidad Social Corporativa). La introducción de nuevas tecnologías de cadenas de bloques (BlockChain) que permite el pago directo y la actuación directa entre comprador-productor, han llamado a la puerta de estas grandes corporaciones:

-Las compañías de bebidas azucaradas se han enfrentado a la presión de los reguladores para abordar el tema del trabajo forzado en los países de donde obtienen su caña de azúcar. El año pasado, la organización global de transparencia de la cadena de suministro KnowTheChain publicó un estudio que demostró que la mayoría de las empresas de alimentos y bebidas no abordan adecuadamente el problema de la explotación laboral. El nuevo proyecto de estas grandes compañías utilizará la validación de Blockchain y capacidades de notario digital para crear un registro seguro para los trabajadores y sus contratos. Brent Wilton, jefe de derechos laborales de Coca-Cola, dijo: “Nos hemos asociado con el proyecto piloto de este proyecto para aumentar aún más la transparencia y la eficiencia del proceso de verificación relacionado con las políticas laborales dentro de nuestra cadena de suministro”.

-La multinacional automovilística BMW (le seguirán otras) ha anunciado recientemente que contratará los servicios de una StartUp para verificar por la tecnología de bloques, si el cobalto de las baterías de los coches eléctricos, es un cobalto ético.

Como dijimos antes, Blockchain es una tecnología muy válida para poner en relación directa a proveedor de servicios y al consumidor y/o comprador. Pretender que esta tecnología salve por sí misma todo el entramado institucional de origen y destino, sería pedir peras al olmo.

Como sucedió en su momento con las etiquetas como “end slavery now”, en muchas ocasiones, estas intenciones se quedan en meras campañas de marketing social corporativo. Hay temas que salvar simultáneamente, como son la corrupción, los beneficios desaforados, la falta de voluntad política de los distintos actores, los aranceles tecnológicos, etc… ¿Esto lo puede salvar el mero uso de esta tecnología? Parece por lo menos pretencioso. Por eso es un error el hacer de la herramienta la solución de todos los males del trabajo que se esconde detrás del consumo. BlockChain tiene muchas posibilidades pero…cada cosa en su sitio.

Alberto Mangas

Written by Alberto Mangas

Ingeniero. Gestor Web. Mantenimiento Industrial y Minero. Redes electricas aéreas y subterráneas. Prevencionista de Riesgos y Experto en Impacto ambiental.