Vivir en carencia

Sobre los estilos de vida y la alimentación en la historia del ser humano. Vivimos con más de lo que necesitamos.

“Ni en la comida ni en la bebida hay placer si no precede la molestia del hambre y de la sed” . San Agustín

El ser humano necesita cubrir unas ciertas necesidades básicas, pero la sociedad moderna ha inculcado en los pensamientos,  las emociones y las acciones de las personas que es necesario poseer una serie de materiales para vivir más y mejor.

 

Como decía Epitecto: “Las cosas materiales son indiferentes, pero no lo son como las tratamos”.

Actualmente, vivimos en un estrés constante: trabajo, estudios, etc. Este estrés permanente  tiene como consecuencia no pensar y apreciar la vida: el simple agua, el tener cobijo, el hecho de no saber lo buena que está cualquier comida después de pasar un día sin comer; lo bueno que es un jersey hasta que no llevas un tiempo sin pasar frío, etc. Tenemos todo a nuestro alcance.

 

Por otro lado, en la sociedad enriquecida y tecnológica vivimos en una abundancia absoluta de todo: comida, ropa, viajes, ocio, última tecnología, etc. Además, la abundancia de comida está ligada directamente con el crecimiento del lucro y bienes  de la industria alimentaria coordinada por ciertas corporaciones, gobiernos y multinacionales tanto a nivel estatal como internacional. Y como consecuencia un aumento exponencial de ciertas enfermedades, entre ellas la obesidad, la diabetes, enfermedades autoinmunes,  la depresión, etc.

 

Dicho esto,  mencionaré múltiples beneficios de vivir en “carencia”:

-La carencia en la protección térmica y carencia en la protección ante patógenos tiene como resultado la fortaleza de nuestro sistema inmunológico.

-La carencia de aire, posibilita la sensibilización de sangre para transportar más oxígeno

Hay bastante evidencia en la literatura científica de los múltiples beneficios del ayuno: por ejemplo aumenta la autofagia (creación de nuevas células).

 

Por supuesto no nos referimos a las carencias en los bienes de la cesta básica de los países que han sido empobrecidos a causa de una organización mundial injusta.

Además, uno de los grandes problemas que hay en los países desarrollados es el exceso. Para explicar este problema es necesario entender un poco de fisiología. El adipocito es la célula donde se almacena grasa, ha sido una célula clave en nuestra evolución debido a que es el lugar donde almacena energía en momentos de escasez y carencia el organismo utilizaba esta energía para poder sobrevivir.

 

 

 

¿Qué ocurre en la sociedad moderna y países enriquecidos?

 

En los países enriquecidos tenemos un exceso de grasa en este adipocito, y este exceso de adipocito tiene como consecuencia la liberación de moléculas inflamatorias que provocan a largo plazo que enfermamos. Por tanto, otra razón más para evitar el exceso.

 

Evolutivamente hemos vivido en constante carencia. (Esto no justifica la injusticia del hambre o la miseria provocada y de la escasez fruto del robo a los más pobres, sino que pretende ser una muestra de la alimentación del ser humano y sus características comunitarias)

Pasabamos días sin comer debido al fallido intento en el momento de la caza o cuando no había frutos silvestres en la recolección. Podríamos hablar también de períodos de hambrunas, guerras, etc con grandes resultados de escasez a día de hoy. Si hubiéramos necesitado mucho básicamente hubiéramos desaparecido como especie.

Actualmente, hay sociedades que siguen el mismo patrón en cuanto a estilo de vida que hace millones de años basado en la caza y recolección. Una de las tribus más estudiadas son los Hadza (Tanzania Central). La antropóloga física y divulgadora Alice Roberts convivió con esta sociedad un período relativamente corto de tiempo pero del que obtuvo grandes enseñanzas.  Podemos sacar conclusiones muy valiosas de su experiencia.

Detalla y explica de forma muy aclaradora que pese a múltiples dificultades como por ejemplo no obtener comida en todo momento ya que dependían de la caza y recolección no tener luz; no obtener agua cuando ellos quisieran, etc; ellos se mostraban con un estado de salud enorme: alegría, felicidad, amor, etc.

 

La principal razón por la que se encontraban de esta manera era debido a la importancia central de la familia y la comunidad. Además, los niños también eran partícipes y no había indicios de que tener hijos pudiera ser un detrimento al estatus social de una mujer. Todo el mundo tenía un papel que ofrecer: los hombres y muchachos reparar sus arcos y flechas, para más tarde ir a cazar. Alice Roberts habló con las mujeres hadzas (a través de dos niveles de traducción) sobre tener hijos y del cuidado de las criaturas. Además, acompañó a las mujeres ocasionalmente cuando salían del campamento con rumbo a la selva para encontrar comida.

La antropóloga explica literalmente: “Volví con una idea muy distinta de mi propia cultura, desde nuestra manera de equilibrar trabajo con vida familiar hasta lo que comemos. Es muy fácil mirar a otras culturas, del presente y del pasado, con gafas de color de rosa, pero aun así me dio la impresión de que en el mundo occidental podríamos aprender mucho de aquellas formas tradicionales de vida”.

Este  ejemplo de estilo de vida de un tipo de sociedad indígena es un indicador de que a pesar de tener muchas dificultades, además de pasar períodos importantes en “carencia” debido a no obtener comida y agua poseen unos biomarcadores de salud asombrosos.

 

Por tanto, es menester acostumbrase a la escasez y como dice el gran filósofo estoico Séneca en “Cartas a Lucilio”:

“Si quieres cultivar el espíritu precisa que seas pobre o que te hagas semejante a los pobres”

 

 

Manu Martín Miras

 

 

Referencia bibliográfica:

https://www.fitnessrevolucionario.com/2017/07/01/autofagia-que-puedes-tomar-al-ayunar/

http://www.airamfernandez.es/encuentra-salud-movimiento-paleo/

Libro “Cartas a Lucilio” pág-155-317-318

Carlos Pérez: Ivoox Episodio 13. La inflamación de bajo grado: el asesino secreto

MARLOWE, F. W., y J. C. BERBESCUE, “Tubers as fallback foods and their impacto n Hazda hunter- gathereres” American Journal of Physical Anthropology, 40 (2009) pp. 751-758.

 

 

Adipocito: Celula clave en la evolución porque almacena energía para cuando tuviéramos carencia tirar de ella para poder sobrevivir, cuando no puede más enferma y cuando enferma libera moléculas que activan la inflamación, nuestro cuerpo está diseñado para aguantar esta inflamación. Habrá una señal de inflamación constante, del cual no estamos preparados

Print Friendly, PDF & Email

Written by PBC

Profesionales por el Bien Común-Blog

Previous Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*

code