La trampa del neocapitalismo: precarios contra inmigrantes empobrecidos

De nuevo el principio de «divide y vencerás» ha demostrado su eficacia. En la guerra entre el Capital y el Trabajo sin duda va ganando el capital tal y como demuestran todas las cifras económicas y tal como lo demuestra también el crecimiento de los populismos xenófobos que están utilizando a los inmigrantes empobrecidos como chivo expiatorio para ganar votos.

 

El nuevo capitalismo está imponiendo una revolución tecnológica global que somete al mundo del trabajo de las llamadas sociedades opulentas a condiciones cada vez más duras de precariedad que afectan sobre todo a los más jóvenes[1]. Así, casi el 40% de los jóvenes en España se encuentran en riesgo de pobreza debido a las condiciones laborales de paro y precariedad.

Como consecuencia del paro y la precariedad «disciplinadores» se está imponiendo un modelo de persona y de familia de gravísimas consecuencias  abriéndose una brecha cada vez mayor entre los jóvenes y los mayores. Así el 37% de jóvenes españoles no se plantea ya casarse, tener hijos o hipotecarse, según un estudio del Instituto Santalucía.[2]

El capitalismo, como decía Chesterton, es el principal enemigo de la familia y en España eso es una realidad. La destrucción del matrimonio y de la familia  está suponiendo y va a suponer que millones de niños y jóvenes crezcan y se eduquen en un contexto de desarraigo existencial debido a la ausencia de un núcleo familiar estable donde el niño sea acogido y amado. El individualismo, la insolidaridad, la soledad y la desconfianza van a conformar a toda una nueva generación con consecuencias psicológicas y sociales desastrosas.

 

Al mismo tiempo la precariedad laboral junto con la desestructuración social y familiar que conlleva  está convirtiendo a los inmigrantes empobrecidos en el chivo expiatorio de la insatisfacción social y laboral. Sistemáticamente se oculta que los inmigrantes que intentan llegar a Europa son expulsados de sus tierras por el mismo capitalismo que precariza  y  que sigue expoliando sus recursos materiales y humanos. Es una evidencia que el nivel de vida de las sociedades opulentas como la europea se sostiene por robo sistemático e institucionalizado a los países empobrecidos del llamado Tercer Mundo[3].

 

Y no solo eso. Europa, además, necesita 200 millones de inmigrantes en los próximos 30 años para paliar su déficit demográfico. Es de un cinismo delictivo. Lant Pritchett, ex economista del Banco Mundial y profesor de Harvard experto en migraciones, argumenta que las «democracias avanzadas» se dirigen hacia el suicidio demográfico y afirma que la inmigración actual es del todo insuficiente. Pritchett calcula que Europa necesitará unos 7 millones de inmigrantes anuales hasta 2050 y propone que esa llegada masiva sea regulada bajo criterios de productividad, mediante rotaciones, y sin proveer de derechos políticos a los migrantes, al estilo de las monarquías del Golfo Pérsico[4]. Brutal…

 

No debemos permitir que los inmigrantes y los trabajadores precarios se vean mutuamente como enemigos[5]. Es toda una estrategia-trampa del neocapitalismo para destruir la solidaridad natural que debería haber entre los trabajadores más explotados de las sociedades enriquecidas y los trabajadores empobrecidos del Sur que son literalmente expulsados de sus países para llegar a Europa, competir por los peores trabajos y frenar el invierno demográfico que pone en peligro el bienestar de las sociedades opulentas.

 

Todo el espectáculo mediático, de «buenos y malos», respecto a la recogida de inmigrantes en el mar está ocultando la realidad estructural de esta nueva etapa del conflicto entre el capital y el trabajo.

 

Todos los gobiernos de Europa saben que están expoliando a los países empobrecidos.

Todos los gobiernos de Europa saben que necesitan millones de inmigrantes para mantener el nivel de bienestar.

Todos los gobiernos de Europa están a favor del neocapitalismo que precariza.

No dejemos que nos tomen el pelo.

 

Frente al cinismo, pongamos en marcha  alternativas profesionales que asociadamente vayan demostrando la verdad que la política necesita.

 

 

Carlos Llarandi Arroyo

Profesionales por el Bien Común

 

[1] https://elpais.com/economia/2019/03/07/actualidad/1551989860_005618.html

[2] https://www.europapress.es/sociedad/noticia-37-jovenes-espanoles-no-plantea-casarse-tener-hijos-hipotecarse-estudio-instituto-santalucia-20190603182635.html

[3] http://profesionalesporelbiencomun.com/la-sociedad-de-la-externalizacion/#.XVZ5H-MzaG4

[4] https://ctxt.es/es/20181212/Politica/23378/migraciones-lant-pritchett-pensiones-harvard-desarrollo.htm

Print Friendly, PDF & Email

Written by Carlos Llarandi

Carlos Llarandi Arroyo. Químico. Profesor de Ciencias. Greenwich School.Madrid. Análisis de Sistemas Dinámicos.Nabucco Center.Spin-Off Universidad de Sevilla. Máster Ciencias Matrimonio y Familia (pte tesina) y Máster en Doctrina Social de la Iglesia. Madrid. Science & faith. Barcelona. @carlosllarandi


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*

code