Tecnológicas 4.0 : Orwell no lo hubiera imaginado.

Un profesional no se puede plantear el mundo 4.0 que ya está aquí, de forma candorosa, ni personal ni institucionalmente hablando.

Hablemos por ejemplo del proyecto Alphabet de Google.

 Alphabet quería “aprender” lo máximo posible de nuestros datos (vidas). Y parece que lo ha conseguido. Alphabet ya predice nuestras necesidades de información, ¿será necesario que tecleemos la búsqueda en un futuro?. Las búsquedas puede que se hayan quedado anticuadas.

La inteligencia artificial, con ensayos de todo tipo de algoritmos, redes neuronales, simulaciones complejas…ha interpretado y está interpretando nuestro ser. Ya hace tiempo Google sabe como las epidemias de gripe en cualquier región del mundo se comportan, se extienden y propagan, mejor que cualquier servicio público de epidemiología o salud.índice

Dicen que los nuevos profesionales de la “protección de datos” velarán porque nuestros datos no se den al mejor postor… ¡pero si ya los tienen!.

Posiblemente los datos más sensibles sean los que ni siquiera imaginamos. Porque a Alphabet ya no le interesa (solamente) la publicidad inserta en gmail; cada correo adicional aporta poco a su información…

Lo que quieren estos gigantes es la mayor comprensión del comportamiento humano, la proyección (predicción) de nuestras vidas, añadiendo a esto los dispositivos conectados en nuestro cuerpo (IP),  y así llegaremos a niveles extremadamente profundos de control. Cuando Orwell describía a su “Gran Hermano” en la distopía “1984” ¿pensaba en esto?

Google y otros gigantes como Amazon o Facebook van a ser proveedores de servicios sanitarios, seguros, banca, genómica..y tendrán a los Estados y gobiernos comiendo de sus manos. En Europa ha habido debate y multa. Pero la multa a Google, es mirar al pasado, Google está ya en otra onda.

Y no olvidemos este dato. La OCDE ha advertido de la brecha en productividad entre las empresas líderes y las que les van que les siguen por detrás a la zaga, que se viene ampliando peligrosamente. La tecnología (con el omnipresente tema financiero) supone el mayor factor diferenciador entre empresas hoy en día, pero las diferencias que llega a marcar están siguiendo un proceso tan exponencial como la propia evolución tecnológica.

Necesitamos profesionales e instituciones que se planteen el mundo digital de otra manera. Porque la dinámica de poder, está más presente que nunca.

Written by Alberto Mangas

Ingeniero. Gestor Web. Mantenimiento Industrial y Minero. Redes electricas aéreas y subterráneas. Prevencionista de Riesgos y Experto en Impacto ambiental.


Suscríbete a nuestro boletín de noticias por mail