Suicidios, la primera causa de muerte no natural

Cuando la política y la sociedad miran hacia otro lado

La primera causa de muerte no natural en nuestro país y de la que casi nunca se habla. Son  casi 3.600 fallecidos al año, otras cifras apuntan a 4.000,  casi el doble de los muertos por accidentes de tráfico. Les hablamos del suicidio. En el mundo son 800.000 personas las que se quitan la vida, sin contar los intentos fallidos…

Un problema de salud de primer orden que permanece silenciado. Son precisamente los familiares de los fallecidos los que quieren que se hable del tema para romper ciertos tabúes. Muchos padres que han perdido a sus hijos y advierten: “les puede pasar a cualquiera”

Millones de euros y de estudios han sido dedicados a evitar los accidentes de tráfico, ¡bienvenido sean!. ¿Pero cuántos estudios se han publicado sobre las causas del suicidio en países como España? ¿Por qué la prensa ha tapado estas muertes bajo un manto de silencio y se ha enviado al trastero de las redacciones? Si hay un problema. ¿por qué no se quiere afrontarlo?

Es cierto que en las causas del suicidio se entrelazan causas varias con distintos vectores que intervienen… Una de ellas es la precariedad laboral y la situación económica de muchas familias ha llevado a la desesperación de familias con consecuencias trágicas, es un factor importante.

Pero también el suicidio se da en sociedades enriquecidas (familias más pudientes con buena situación económica). Y se da en una sociedad con una pandemia de soledad creciente, a pesar de la comunicación digital…

La cultura de muerte establecida por el materialismo reinante, usa la supuesta autonomía personal para imponer esta forma de ver al ser humano; esta cultura, a la vez de destruirlo le da la herramienta para su “suicidio”, la autonomía por encima de otro principio ético.

Por ejemplo, en sociedades como lo vasca, con un buen nivel económico, se producen más de ochocientos intentos de suicidio al año.

Desligar de este problema la cultura materialista, el principio de máximo beneficio o placer sobre cualquier cosa, el destrozo de la familia, la disolución de la solidaridad con los últimos y los más débiles, o el mismo desprecio a la vida en todas sus formas, contribuye al fomento de estas muertes.

Ningún partido político ha afrontado este tema como es debido. Para establecer una cultura del Bien Común hemos de plantearlo en serio.

Alberto Mangas

Print Friendly, PDF & Email

Written by Alberto Mangas

Ingeniero. Gestor Web. Mantenimiento Industrial y Minero. Redes electricas aéreas y subterráneas. Prevencionista de Riesgos y Experto en Impacto ambiental.