Huelga en Amazon, el Prime Day más oscuro

Les bleus’ volvieron a apuntarse este lunes un triunfo simbólico. No hablamos de las huestes futbolísticas de Francia, nueve regente del fútbol mundial. Hablamos de los trabajadores fijos de Amazon, identificados con este color (azul) en su acreditación de acceso. Con el inicio del Prime Day (16/7), volvieron a paralizar el centro logístico de la compañía de San Fernando de Henares en la primera jornada de huelga de las tres que se vivirán en el mayor almacen de este tipo que la multinacional tiene en nuestro país.

Fue en 2016, hace año y medio, cuando caducó el convenio propio por el que se gobernaba ‘laboralmente’ esta instalación. Todo ello derivó en una estéril negociación que se saldó con la imposición unilateral del convenio sectorial y dos huelgas. La primera, de 48 horas, se vivió en marzo antes del “conveniazo” (como algunos llamaban este lunes a esa decisión de la empresa, tomada el pasado 1 de abril). La segunda es la actual, que durará hasta mañana a las 23:59 de la noche.

El lunes se saldó con un 80% de seguimiento entre la plantilla fija, según los sindicatos. Algo que la empresa negó con rotundidad, defendiendo que el centro funcionó con normalidad. Sin embargo, Teknautas (El Confidencial) pudo comprobar cómo los camiones que accedían al recinto eran los menos y muchos se marchaban sin cargar, como confirmaban varios de los conductores a la salida. Entonces, ¿por qué la huelga no se ha dejado sentir en los pedidos de los usuarios? Aquí van las claves para entender el conflicto y cómo Amazon ha movido pieza para reventar la protesta.

Fontanería logística

Fred Padje, director de Operaciones de Amazon España e Italia, ya lo advertía antes de la huelga de marzo. “Trabajamos con una red de 46 centros en todo el continente y con ello podemos cubrir la demanda en toda Europa”. Ya consiguieron desactivar así la protesta de uno de los centros en el norte de Italia durante el último Black Friday. Es lo que popularmente se ha venido a llamar ‘fontanería logística’. En este caso no han recurrido tanto al sur de Francia, sino que han aumentado la carga de trabajo de la planta de Barcelona. “Han estado derivando mercancía desde hace un mes. A Barcelona han enviado a cascoporro. Se podía decir que han vaciado el almacén”, confesaban fuentes del comité de empresa.

Una información corroborada por personal del centro de distribución de Alcobendas, clave en la red de la zona centro del país, que aseguraron que todos los camiones que se gestionaron este lunes procedían exclusivamente de Getafe y de Barcelona y no “hubo absolutamente ninguno de MAD4”, algo que suele ser un habitual en las jornadas concretas. Algo que vendría a contradecir el comunicado de la empresa en la que aseguraron “que los camiones estaban entrando y saliendo del centro” con normalidad.

¿Más temporales?

Pero los sindicatos aseguran que la multinacional no ha reventado esta protesta únicamente moviendo la mercancía que se promociona en este Prime Day y artículos habitualmente muy demandados. “En las cuatro semanas previas a la huelga, tenemos indicios de hasta 350 contrataciones temporales nuevas para reforzarse para este Prime Day”, aseguraba Douglas Harper, de CCOO. Fuentes sindicales hablan de contrataciones en Madrid, pero también en Barcelona, de manera que se pueda apretar el acelerador para minimizar el paro en el centro de San Fernando. La multinacional ha negado este extremo, en el mismo comunicado que aseguraba que la jornada transcurría con normalidad, algo que desmentían a Teknautas varios de los temporales a la salida de su turno.

División entre temporales y contratados

Varios de los sindicatos admitían que ya habían puesto en manos de sus departamentos legales estos movimientos de la compañía de cara a posibles demandas en los tribunales y ante la Inspección de Trabajo. Actualmente, todavía están abiertos procesos interpuestos por parte de los diferentes sindicatos que conforman el comité de empresa, que son CSIT, CCOO, UGT y CGT. “Nosotros consideramos que es un claro caso de esquirolaje y de sustitución de funciones”.

La legalidad o no de estos parches dependerá de los plazos en que empezaron a ejecutarse. El punto 6.5 del Real Decreto de Relaciones de Trabajo establece que “durante el transcurso de la huelga, el empresario no puede sustituir a los huelguistas por trabajadores que no perteneciesen a la empresa al tiempo de comunicarse la misma”. Sobre el papel, esto supondría que todas las contrataciones hechas una vez conocida la convocatoria de huelga irían contra esta norma.

La otra guerra de los ‘greens’

A los temporales se les llama ‘greens’, en alusión al color verde de su acreditación. La gran mayoría de ellos no hicieron huelga. Ni la harán hoy. Ni mañana. “Esta no es mi guerra”, confesaba uno de ellos. “A mí me renuevan cada 15 días. Si hago huelga, me voy a la calle”, añadía. Amazon no tiene que justificar nada para echarlos. “Necesito el trabajo. ¿Que podría ser mejor? Sí, pero para ser una ETT no está mal pagado”, remacha. “Yo he firmado un contrato y ya sabía las condiciones. No puedo parar. Les entiendo y les apoyo. Pero a mí me tienen cogido por los huevos”, afirmaba uno de los jóvenes, que entró hace apenas 15 días a la empresa.

Ellos componen el grueso de los que ayer entraron a sus puestos de trabajo en el centro de San Fernando de Henares. Y también son los que pusieron en duda que la jornada transcurriese con normalidad, tal y como aseguraron varios de ellos a la salida de su turno de trabajo. Una salida que se produjo cerca de dos horas antes de lo normal, en virtud de una cláusula de flexibilidad horaria. “Nuestro turno acababa a las 15:00. Son las 13:00 y nos mandan para casa”, explicaban, dando a entender que el Prime Day “no estaba transcurriendo de forma normal”.

Fuente El Confidencial

Written by PBC

Profesionales por el Bien Común-Blog