Desinformación en la sociedad de la información

Como en el principio de incertidumbre de Heisenberg, cuando se ilumina con un fotón un electrón o una partícula muy pequeña, para visualizarla, la energía lumínica provoca una alteración tal, que no deja concretar la posición de lo medido, esta pequeña analogía, nos vale para introducir el problema de la sobreinformación de nuestro tiempo.

Seguimos a 500 perfiles en twitter, nos llegan 30 newsletter, más de 60 wassap diarios con noticias, mensajes audiovisuales en instagram…datos nos llegan, datos damos, como respuesta automática e impulsiva. Vivimos desinformados e hiperconectados. Y entregamos gratis nuestra vida.

Ni siquiera vivimos plenamente el presente, como experiencia vital, como elemento de aporte a nuestra experiencia reflexionada, porque este último adjetivo, se ve alterado por la “iluminación” excesiva de los millones de “fotones” informativos que nos afectan.

En los pequeños momentos de reflexión, de silencio, apenas podemos hilar causalidades o corrientes de fondo, en todo lo que sucede en el cuerpo político, social o cultural. Algunos afirman que esta juventud es más política que nunca, que ve los debates de la sexta, escucha tertulias radiofónicas…pero ¿aporta algo todo esto a su conocimiento?.

Nos referimos, al conocimiento como búsqueda permanente de la verdad. Realmente los que tenemos edad, preferíamos los debates de la Clave, donde las reflexiones eran más profundas, pausadas, sin la presión de los índices de audiencia, y con una cierta independencia de los medios (más que la dependencia actual)

La sobreinformación en los medios alimenta sin solución de continuidad una postverdad mayor que cualquier mentira individual, el crecimiento exponencial de informaciones y cómo gestionamos nuestro tiempo (cómo nos situamos ante esta realidad) es la gran fake news.

El problema que se plantea es, ¿qué herramientas tienen los jóvenes profesionales para conectar de forma sabia, con lo que sucede en su trabajo, en su ciudad, lo que afecta a su familia? En la sociedad de la sobreinformación o desinformación, en la sociedad que escala la mentira con herramientas y algoritmos automatizados…¿Cómo podemos salvarlo?

Algunas se pueden atisbar en el horizonte

-La gestión del tiempo

-Lectura en grupo de libros clave

-Aprovechar la experiencia de los mayores

-Elegir fuentes sin atiborrarse

-A veces es mejor quedar desinformado durante unas horas al día, para coger realmente impulso.

-Una lectura marcada por unos axiomas que vamos configurando en grupo (juicio crítico)

-Para eso seguimos recomendando artículos como este nuestro blog.

Biopolítica y Gestión del tiempo. El fraccionamiento como forma de control biopolítico.

 

Written by PBC

Profesionales por el Bien Común-Blog


Suscríbete a nuestro boletín de noticias por mail