Cibermoneda y ciberataques, crecen ¿a la par?

 En 2017 ha sido un salto exponencial en ciberataques, donde bastantes de los llamados ransomware no buscan el rescate, no se trata del secuestro de datos o al menos no es el objetivo principal.

Muchos de estos ataques producidos no tenían como finalidad hacer una transacción ya que ni siquiera el mail de rescate era válido y la transacción era imposible. En estos ataques hay otros propósitos nada “benignos”, o al menos eso se decía en una reciente cumbre de ciberseguridad.

¿Qué relación existe entre estos ataques y las criptomonedas? En el mundo de las criptomonedas hay muchas posibilidades,  pero muchos desafíos e incertidumbres. Parece que gran parte del objetivo de los ciberataques es inflar el valor de estas criptomonedas para especular y obtener un gran beneficio a corto. La accesibilidad de la criptomoneda es un gran impulso para la misma, pero…también lo son los impulsos especulativos.

En Enero un bitcoin equivalía a 10.000 dólares, ahora están en torno a los 100.000.  La correlación entre ciberataques y sobrevaloración de la moneda es clara, cuantos más ataques cibernéticos más crecimiento del valor de estas criptomonedas.

Muchas veces estos ataques se utilizan para hacer daño a la competencia, y para poner una tecnología disruptiva como rompehielos contra otras organizaciones, mostrando la debilidad o inseguridad de éstas. Las operaciones de las compañías en la nube están cada día más sujetas a estos ataques. La introducción de la inteligencia artificial para las defensas/ataques será cada vez más habitual, al igual que ocurre en la guerra con los blindajes y la balística que quiere atravesar a éstos. Grandes empresas como McAfee trabajan frente a competidores y adversarios que preparan complejas formas de ataque.

En el mundo del internet de las cosas, donde millones de direcciones IP enviarán datos que ampliarán el margen de beneficio de las compañías, y donde el consumidor es el mismo producto (frigorífico, lavadora, horno, sensor de tempeartura corporal…), la protección de datos y la seguridad informática serán un gran negocio especulativo, y una de sus derivadas son las criptomonedas para cobrar las intrusiones en los sistemas y redes. La UE quiere regular y amarrar estas prácticas, que sobretodo se dan en las redes “oscuras”, donde el cibercrimen campa a sus anchas. El año pasado hubo 4000 ataques con programas de secuestro de archivos al día solo en la Comunidad Europea.

El ciberataque se ha convertido en un servicio a empresas, a delincuentes, a países (Fake News) y a especuladores. Estamos pues ante un desafío de gran calado en los próximos años, donde la transparencia y la vulnerabilidad de nuestras vidas, de los mismos frutos del trabajo por la especulación es mucho más agresiva e intrusiva, y nos pondrán en guardia a los profesionales que deseamos el Bien Común.

Alberto Mangas

Profesionales por el Bien Común

Enlaces relacionados:

Ransomware

Written by Alberto Mangas

Ingeniero. Gestor Web. Mantenimiento Industrial y Minero. Redes electricas aéreas y subterráneas. Prevencionista de Riesgos y Experto en Impacto ambiental.


Suscríbete a nuestro boletín de noticias por mail