Blockchain alimentario, ¡pongamos el foco en los que no comen!

Multinacionales dedican mucho dinero a estas tecnologías, con una visión sesgada

Muchos directivos desbordan en entusiasmo ante una de las tecnologías de moda –algunos expertos se han aventurado a compararla con internet– pero la orientación de esta tecnología, por ahora, está enfocada a solucionar los problemas alimentarios de los países ricos, y no a garantizar el suministro o la venta en los mercados de los países pobres.

Como ejemplo, IBM implementa su servicio de Blockchain para hacer un control total de los procesos de suministro de alimentos.

La vicepresidenta de blockchain de IBM, dice que “hay que tener en cuenta que el 30% de la comida mundial se desperdicia y el 10% de la población sufre malnutrición desde su nacimiento”

También afirma que “la alimentación se ha convertido en un problema de desperdicio y enfermedades. Hay algunas cadenas de supermercados que, como no controlan la comida que tienen, en seguida la tiran sin ni siquiera saber el estado. El beneficio de blockchain en IBM Food Trust es que podemos monitorizar la comida desde que la cría un granjero hasta que llega a nuestra mesa. Una gran organización como Walmart ha pasado de necesitar seis días para supervisar los alimentos a tan solo dos segundos”

Todo el tema del desperdicio de comida está muy bien, pero está enfocado al beneficio de las cadenas de distribución, así como el mismo control sanitario, solo beneficia a los ricos, por ahora.

La exquisitez del tema es que llega a incluso a los llamados crypto-anchors [computadores más pequeños que un grano de sal que permiten analizar y comunicarse con los datos directamente] y blockchain detectan al instante si algún producto se ha infectado por una molécula diminuta de un microbio. Los beneficios son múltiples. Pero solo en el viaje de ida…

Lo necesario es que esta nueva tecnología se introdujera en:

  • Garantizar que todo ser humano recibe alimento en buen estado. (No hay hambre)
  • Que los productores pobres no sufren las censuras arancelarias…
  • Que las semillas genéticamente modificadas no les impobilita la gestión y la producción de sus cosechas…
  • Que no hay especulación en los mercados de futuros…

Estos son 4 ejemplos entre muchos. Por eso necesitamos una tecnología de “ida y vuelta” o dicho de otra manera, que dé la vuelta al calcetín de la visión de sus posibilidades de las cadenas de bloques. Porque los grandes solo pondrán el foco en el máximo beneficio de estas tecnologías, si acaso maquillados por temas como el desperdicio de comida en los países más ricos.

Harían falta instituciones que trabajaran en investigación de sistemas que fomentaran y garantizaran esto último, donde el foco se pone en la persona que pasa hambre. ¿Será dificil de entender?

Alberto Mangas

 

Print Friendly, PDF & Email

Written by Alberto Mangas

Ingeniero. Gestor Web. Mantenimiento Industrial y Minero. Redes electricas aéreas y subterráneas. Prevencionista de Riesgos y Experto en Impacto ambiental.